Compartir
Compartir en:

La importancia de los exámenes en el aprendizaje

La importancia de los exámenes en el aprendizaje

Los exámenes son uno de los momentos más importantes en la vida de un estudiante, es el instante clave en el que se demuestran sus conocimientos y la evolución de su aprendizaje, lo que provoca en muchos casos estrés y ansiedad. Aunque depende del tipo de examen y de la personalidad del estudiante.

Según una investigación realizada por la revista científica Science, este sistema de evaluación es mucho más positivo de lo que algunos creen, puesto que en el momento del examen el propio estudiante tiene unas pistas mentales más efectivas que cuando está estudiando. Descubre en el siguiente artículo cuál es la importancia de los exámenes en el aprendizaje.

También te puede interesar: Cómo preparar un examen

La mejor técnica para estudiar para un examen

En épocas de exámenes, es muy frecuente realizar un repaso de todo aquello que hemos estudiado, una práctica que muchos docentes recomiendan a sus estudiantes, pero que según ha desvelado un reciente estudio, tanto profesores como alumnos estarían equivocados. Y es que lo mejor para poner a prueba los conocimientos adquiridos durante tantas sesiones de estudio es realizar un test de manera frecuente.

La investigación fue realizada por expertos de una universidad de Estados Unidos y ha sido publicada en la revista especializada Science. Durante el experimento, se sometió a prueba a un grupo de estudiantes que leyeron un texto sobre un determinado tema científico y, después, realizaron una prueba para demostrar todo lo que habían aprendido.

Una semana después de realizar este sencillo experimento, los participantes recordaban hasta un 50% de lo que habían leído, algo que no sucedía con otros métodos de estudio. Y es que muchos de nosotros cuando tenemos un examen importante, utilizamos la vieja técnica de repasar una y otra vez toda la materia de estudio. Aunque a muchas personas este método les resulta muy efectivo, este sencillo experimento demuestra una vez más, que la mejor forma de estudiar es ponernos a prueba a nosotros mismos para comprobar nuestras habilidades y, de esta forma, reforzar aquellos aspectos en los que cojeamos.

Así que si tienes un examen a la vista, existen una serie de prácticas muy aconsejables para triunfar en tu prueba, cualquiera que sea. En primer lugar, debes realizar un calendario, planificando cada día lo que vas a estudiar y dedicando al menos un día a la semana para descansar y, por supuesto, cumplir esta agenda y no dejarlo todo para el último momento. Al menos una vez a la semana, realiza un test que puedes hacer tú mismo con algunas preguntas o ejercicios y, así, comprobarás en qué aspectos necesitas profundizar más.

Qué hacer los días previos a un examen

A todos nos ha pasado alguna vez que después de estudiar mucho y preparar a conciencia un examen, los nervios, la ansiedad o el estrés nos afecta de tal manera que terminamos por suspender el examen. Para evitar esta situación, lo mejor es tener en cuenta unos simples consejos que nos ayuden a superar la prueba con éxito y sin nervios.

Cuando se acerque la fecha de tu examen, ya sea en el instituto, la universidad, las oposiciones o el temido examen de conducir, lo mejor es tratar de mantener una actitud positiva, aunque resulte difícil de poner en práctica.

El descanso es fundamental, ya que ayuda a afrontar las pruebas más fácilmente y con más naturalidad. Para conseguir esto, también es importante educar a la mente como si se tratase de un día más en nuestras vidas.

Y como en cualquier otra situación, las técnicas de relajación son fundamentales y en esto la respiración juega un papel protagonista. Aprende a respirar correctamente, puedes apuntarte a clases de yoga o taichí donde te ayudarán a dominar este arte.

Muchos expertos recomiendan acudir al lugar antes de realizar la prueba, ya que saber dónde nos vamos a examinar, ayuda a tranquilizarnos. Así que no dudes en acudir unos 30 minutos antes de la hora señalada para que puedas familiarizarte con el recinto. Otra recomendación es dejarlo todo preparado el día antes, la documentación, los materiales necesarios, el resguardo de la instancia...

Una vez que comiences el examen, recuerda que la cantidad no debe primar sobre la calidad. No te preocupes si tus compañeros escriben mucho más que tú, eso no quiere decir en absoluto que lo hagan mejor. Aunque estos consejos sean difíciles de poner en práctica, no dudes en intentarlo, verás como si tienes confianza en ti mismo y una actitud positiva y tranquila, logras mejores resultados.

Cómo afrontar la época de los exámenes

Junio es un mes temido por los estudiantes. Llega el final del curso y, con él, los exámenes, algo que dispara los nervios estudiantiles hasta límites increíbles. Y es que hacer un examen, para demostrar lo que sabes y lo que has estudiado, no es plato de gusto para nadie.

Es entonces cuando aparece la temida ansiedad, debido a la presión que ejercen en nosotros factores como el tiempo o el miedo al fracaso. Cuando los niveles de ansiedad crecen de forma exagerada, puede suponer un problema para el rendimiento intelectual. En los siguientes apartados tienes algunos consejos para superar sin problemas la época de exámenes.

Una buena actitud mental

A la hora de enfrentarse a un examen, no solo hay que haber estudiado lo suficiente, sino también hay que estar preparado mentalmente para la prueba. El modo en que nos enfrentamos al examen, puede aumentar o reducir el nivel de estrés, lo que influirá en los resultados. A continuación, te ofrecemos unas recomendaciones prácticas para controlar la ansiedad.

Para empezar, hay que preparar el examen adecuadamente, estudiando de forma ordenada. Si estamos seguros de nuestro trabajo, controlaremos mejor el estrés. Busca el lugar adecuado, márcate un horario y respeta los momentos de descanso. Estudia y repasa la materia. Recuerda que existen trucos para memorizar textos.

El siguiente aspecto a tener en cuenta es la preparación mental que necesitamos. Estar bien preparados en este sentido nos ayudará a reducir los niveles de ansiedad. Puedes emplear alguna técnica de relajación como respirar adecuadamente. Evita los pensamientos negativos del tipo “no seré capaz de aprobar” y céntrate en cosas concretas que estés haciendo.

Nervios bajo control

El día del examen duerme lo suficiente. Lo que no hayas estudiado antes, no podrás estudiarlo cuando tan solo quedan horas para el momento crucial, así que relájate y acude con tiempo de sobra al lugar del examen. Ir a la carrera solo contribuirá a aumentar tus nervios.

Trata de no ponerte demasiado nervioso durante la prueba. Controla la respiración y dirige tus pensamientos al examen. Lee detenidamente las preguntas (muchos errores vienen por no leer con cuidado). Controla el tiempo que tienes para contestar, pero no te apresures a lo loco. Una vez terminado, lee el examen para detectar algún posible fallo. Por último, ve a celebrar que tienes un examen menos que hacer. ¡Te lo has ganado!

Cómo obtener mejores resultados en los exámenes

No siempre el resultado que obtenemos al hacer un examen está en relación directa con todo el esfuerzo que hemos invertido para prepararlo, lo que, a la larga, puede resultar muy desmotivador a impulsarnos a no esforzarnos en la preparación de los mismos.

Si solo se produce en una asignatura, puede estar relacionado con que no la entendemos bien o se nos ha “atragantado”, pero si nos ocurre en todos los exámenes que realizamos, tenemos que revisar cómo hacemos el examen para lograr que toda nuestra preparación nos asegure un mayor rendimiento académico.

Es esencial dormir bien la noche anterior, ya que muchas veces tener el cerebro despejado nos va a permitir afrontar con mayor corrección las preguntas del examen que si nos presentamos al mismo habiendo dormido dos horas y con el cerebro totalmente embotado. Por ello, nada peor antes de un examen que quedarse toda la noche estudiando y no haber descansado lo suficiente.

Debes prestar mucha atención a todas las instrucciones relativas al examen, especialmente en lo referente al tiempo. De ese modo, podrás distribuírtelo según necesites y podrás responder a las preguntas de un modo mucho más eficiente.

Debemos leer el examen cuidadosamente y asegurarnos de que hemos entendido todas las preguntas. Una vez hecho esto, si tenemos posibilidad de elegir, elegiremos, naturalmente, aquellas que mejor hayamos preparado. Si debemos contestarlas todas, debemos comenzar por aquellas que nos sepamos realmente bien, para terminar por las que tenemos más flojas.

Si hay alguna en la que nos hemos quedado en blanco, aunque sea la que mejor nos sabemos, debemos dejarla hasta después y si no nos acordamos aún, dejarla pasar. Empeñarnos en ella solo logrará ponernos nerviosos y quitarnos tiempo que necesitamos para contestar el resto de las preguntas.

Errores comunes que debes evitar en los exámenes

Preparar un examen no es sencillo, ya que hay muchos errores que se suelen cometer y que conviene saber evitar, así podrás tener muchas más oportunidades de lograr mejores resultados. Los nervios suelen adueñarse de gran parte de los estudiantes, y eso suele echar por tierra muchos exámenes, y no puedes permitirlo.

Por suerte, los nervios pueden calmarse, así te ahorrarás muchos errores y te concentrarás mejor. Al margen de eso, también hay otras equivocaciones que, si las cometes, te pueden perjudicar muchísimo en la nota final, así que es importante conocerlas para poder evitarlas en la medida de lo posible.

  • Respuestas en blanco: no dejes ninguna, por complicada que sea la pregunta o pienses que te vas a quedar sin tiempo para desarrollar la respuesta. Por poco que pongas, será mejor valorado que el hecho de no poner absolutamente nada.
  • Respuesta incorrecta: sucede en muchas ocasiones, especialmente en matemáticas, que desarrollas la respuesta en un papel en blanco y, cuando pasas la respuesta al examen, te equivocas en algo. No vale de nada que lo hagas bien si en lo que va a corregir el profesor está mal.
  • Estudiar mal: asegúrate de que estás estudiando lo que corresponde, no hay mayor pérdida de tiempo que aprenderte un tema que después te enteras que no entraba dentro del examen. Pregunta bien por los temas y todo lo que puede entrar para tenerlo claro y aprovechar el tiempo al máximo. Descubre en el siguiente artículo Cómo estudiar mejor.
  • Sin reloj: hay estudiantes que van al examen sin reloj, o que si lo llevan nunca lo miran. Eso es un gran error, ya que es importante saber el tiempo disponible para poder administrarlo bien y que te dé tiempo de finalizar el examen.
  • Sin nombre: parece increíble que una persona se olvide de poner su nombre en un examen, pero los profesores aseguran que pasa muchísimo. Tiene que ser lo primero que hagas, ya que sin nombre, por mucho que el examen sea de 10, el profesor no sabrá de quién es.
  • Sin descanso: otro error que se da mucho es que hay estudiantes que preparan tanto el examen que no descansan nada, apenas duermen y lo único que hacen cuando están despiertos es estudiar. Eso es un gran error. Haz otras cosas, tu mente tiene que despejarse. De hecho, la tarde antes del examen ya no estudies, ve al cine o relájate en casa, pero despéjate para estar más fresco en el examen.

Si deseas leer más artículos parecidos a La importancia de los exámenes en el aprendizaje, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Formación.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre La importancia de los exámenes en el aprendizaje

¿Qué te ha parecido el artículo?

La importancia de los exámenes en el aprendizaje
1 de 7
La importancia de los exámenes en el aprendizaje