Compartir

Cómo vivir con alguien que no soportas

 
Por Irene López García. Actualizado: 10 julio 2017
Cómo vivir con alguien que no soportas

Los seres humanos somos seres sociales por naturaleza pero, claro, todo el mundo tiene sus preferencias. Por lo general elegimos con quién queremos compartir nuestro tiempo y nuestro espacio, pero, a veces, no tenemos esa posibilidad de elegir. En ocasiones, tenemos que compartir nuestra vida con algún familiar o con algún compañero de piso (o incluso de habitación). Puede darse la situación de que la convivencia sea difícil porque no soportas a esta persona (tal vez, incluso sea algo mutuo). Si es tu caso, no te pierdas este artículo de unCOMO de cómo vivir con alguien que no soportas.

También te puede interesar: Claves para vivir en pareja

Principales problemas de convivencia

Aunque la lista podría ser infinita, hay una serie de problemas que suelen ser comunes a las convivencias difíciles. Veamos a continuación cuáles son los problemas más habituales de convivencia:

  • Usar productos de los demás: esto sucede en los pisos compartidos, pero también en las viviendas normales de uso familiar. En los pisos compartidos es más evidente: han cogido algún producto tuyo de limpieza, higiene o tu comida, y se nota. En las viviendas de uso familiar hay menos separación de propiedades, pero, igualmente, todos tenemos algo que es solo nuestro y no queremos que nos gasten, al menos, sin pedir permiso.
  • Derrochar en los gastos comunes: bien sea porque los pagamos entre todos o porque una persona se hace cargo de todos ellos, el derroche suele ser motivo de discusión muy frecuente.
  • El desorden y la suciedad: en todas las convivencias, en algún momento, surgen roces por esta cuestión.
  • El exceso de ruido: no hace falta ser muy sensible al ruido; basta con que nos toque convivir con una persona que hace más ruido del normal o en las horas de descanso para que surjan las chispas.
  • Falta de privacidad: sea quien sea la persona que no soportamos en nuestra convivencia, esto puede ser muy crispante. Que abran la puerta sin llamar, miren nuestro móvil, o nuestro ordenador, que abran nuestra correspondencia…
Cómo vivir con alguien que no soportas - Principales problemas de convivencia

Motivos de convivencias difíciles

Está claro que, de poder elegir, nadie convive con alguien con quien le resulta difícil hacerlo. Si vives con tu pareja y no la soportas, está claro que es un problema con solución. Sin embargo, hay otros casos en los que no soportas a alguna persona, como estos, y no tienen una solución tan fácil:

  • Tus padres pero no puedes independizarte.
  • Tus hijos pero no pueden independizarse.
  • Algún miembro de tu familia política que vive contigo y tu pareja.
  • Algún compañero de piso, pues tienes que compartir vivienda por razones económicas.

Cómo vivir con alguien que no soportas

Aunque cada persona es un mundo, hay algunas acciones que pueden ayudarnos en esta situación y así aprender a vivir con alguien que no soportamos:

El primer paso es aceptar lo que sucede

Esto no quiere decir que te resignes, ni que todo te de igual, pero no debemos luchar contra esto porque “no debería suceder”. El mundo no es justo, muchas veces suceden cosas que no nos gustarían. Aceptar que esa es nuestra realidad nos hará estar menos rígidos y negativos y más dispuestos a encontrar soluciones.

Hablar lo que nos molesta con esa persona

A veces, nos enfadamos con la otra persona porque hace determinada cosa que nos molesta pero no se lo decimos. Simplemente dejamos que note nuestro enfado sin explicarle de dónde procede. Es importante que, en un momento en que no estemos muy enfadados, le comentemos lo que nos molesta y le pidamos que deje de hacerlo. La mayor parte de las veces, la otra persona no se habrá dado cuenta de que eso nos molestaba y hablar las cosas mejora la convivencia. También, es momento de preguntarle si hacemos algo que le moleste: ¡no seamos egoístas!

Normas de convivencia

Es importante establecer normas de convivencia desde un primer momento: al recibir a este familiar o al mudarnos a un piso compartido. Sin embargo, si no se ha hecho desde el principio, no pasa nada, nunca es tarde. Es mejor parar, sentarse y hablar, y dejar por escrito normas que todos acordéis, así como calendarios en los que se marque a quién le toca cada cosa (tareas o disfrute de determinadas cosas). Por ejemplo, qué día le toca a tu compañero limpiar el piso; o cuándo le toca a tu suegra elegir qué se pone en la tele.

La amabilidad es necesaria para la convivencia

A veces, cuando no soportamos a alguien, comenzamos a ser hostiles hacia esa persona. O, si es esa persona la que comienza a ser hostil, simplemente, devolvemos la hostilidad. Una buena manera de romper con este ambiente enrarecido es ser amable. Muchas personas piensan: “¿Por qué tengo que ser amable yo, si es su culpa?”. Básicamente, por tu propia supervivencia: necesitas rebajar la tensión del ambiente, y necesitas dejar de estar en esa situación de continuo mal humor. Solo por lo mejor que te sentirás contigo mismo, ya merece la pena ser amable, pero, además, puede que consigas que la otra parte rebaje su hostilidad también.

Nadie dijo que fuera fácil, pero una buena actitud puede mejorar muchísimo la convivencia con alguien que no soportas.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo vivir con alguien que no soportas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Amistad.

Escribir comentario sobre Cómo vivir con alguien que no soportas

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo vivir con alguien que no soportas
1 de 2
Cómo vivir con alguien que no soportas

Volver arriba