Compartir

Cómo superar el miedo al rechazo

Por Pablo García. Actualizado: 16 enero 2017
Cómo superar el miedo al rechazo

El miedo al rechazo es una sensación común entre muchas personas, que consiste en dejarse llevar por un miedo irracional ante amenazas que en la mayor parte de los casos no son reales. La falta de confianza en uno mismo o malas experiencias en el pasado pueden hacer desarrollar este tipo de actitudes que acaban convirtiéndose en un lastre para un desarrollo pleno de la personalidad, y a veces impide tomar actitudes o decisiones vitales importantes. Por ello, en unComo te damos algunos consejos sobre cómo superar el miedo al rechazo.

También te puede interesar: Cómo superar el miedo escénico

Identifica tus sensaciones

Analiza tus pensamientos, sensaciones y miedos para saber si efectivamente el miedo al rechazo de los demás supone un problema en tu vida. Este tipo de comportamientos suele darse en personas por lo general poco asertivas y con un carácter reservado, que normalmente dejan entrever poco de sus sentimientos hacia los demás.

Pueden llegar a sentirse frustrados con su propia identidad o modo de vida, pero no son capaces de cambiar de rumbo con tal de no salirse del camino que creen "preestablecido", y suelen huir de los encuentros sociales, en los que no se encuentran especialmente cómodos.

Busca las causas

Haz memoria y recuerda aquellas situaciones en las que has podido sentir un especial miedo al rechazo de los demás, o te has comportado de forma contraria a tus deseos solo por complacer la opinión de otros, ya sea haciendo algo o dejando de hacerlo. Piensa en aquellas personas cuya opinión te afecta más, sobre todo si expresan un rechazo a lo que haces o dices.

Piensa en las consecuencias de no actuar

Si no cambias tus actitudes y sigues atenazado por lo que los demás puedan pensar, puedes acabar anclado en comportamientos que te lleven a la frustración y la depresión, y a no sentirte dueño tu propia vida, o incluso a llevar a cabo comportamientos autodestructivos. A veces hasta se puede llegar a rechazar la ayuda que de forma sincera se nos ofrece desde fuera, por parte de amigos o familiares, a los que se termina al final alejando. Y ese alejamiento se acaba interpretando también como rechazo a uno mismo, alimentando un círculo vicioso muy perjudicial.

De igual modo, si seguimos comportándonos para complacer o evitar el conflicto con esas personas a las que tememos, en la mayoría de ocasiones acabamos obteniendo igualmente su rechazo. No nos tendrán en cuenta, ni valorarán nuestras opiniones, o peor aún, intentarán aprovecharse de nosotros en su beneficio.

En resumen, de una forma u otra, mantener este tipo de actitudes solo resulta perjudicial para nosotros. A veces es fácil pasar de largo si sabemos evitar las situaciones que nos resultan incómodas o si nos sentimos protegidos por nuestro entorno más inmediato, pero quizá tampoco estemos realmente satisfechos con nosotros mismos si nunca salimos de esa "zona de confort" que nos acabamos construyendo para no enfrentarnos a situaciones incómodas. De ahí la importancia de saber identificar estos casos.

Analiza obstáculos

Reflexiona sobre esas ocasiones en las que ha sido el miedo el que ha actuado o hablado por ti, en lugar hacer o decir lo que de forma consciente hubieras deseado. Piensa en cómo te gustaría haberte comportado y en cómo lo harías si se vuelve a repetir una situación parecida. Ponlo por escrito, si eso te ayuda a ordenar las ideas.

Piensa en cuáles son a tu juicio los principales obstáculos con los que te has enfrentado anteriormente, y valora si realmente esas amenazas eran reales o más bien infundadas. Si son reales, puede que tengan o no otra solución externa, pero si son irracionales, debes solucionarlas por tu cuenta a base de convencerte a ti mismo de que no son verdad.

Actúa

Al final tiene que ser uno mismo el que tome las riendas y actuar. De poco vale interiorizar mensajes positivos y lecciones si luego no se ponen en práctica, aunque haya que echarle valor para romper los muros que nosotros mismos hemos construido en nuestra cabeza. Un buen consejo siempre es al menos escuchar y dejarse ayudar por aquellas personas que se ofrecen para echarnos una mano. Quizá nos ayuden a abrir las miras y ver las cosas con más perspectiva.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo superar el miedo al rechazo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Formación.

Escribir comentario sobre Cómo superar el miedo al rechazo

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo superar el miedo al rechazo
Cómo superar el miedo al rechazo

Volver arriba