Compartir
Compartir en:

Cómo salir de tu zona de confort

Cómo salir de tu zona de confort

No hay lugar para la aventura y la emoción en tu zona de confort, de hecho, con el tiempo quizás te sientas desplazado por el aburrimiento y el miedo. Si quieres evitar que esto te suceda y que no llegue el momento en el que la soledad te abrume, deberás replantearte ciertas cosas y hábitos de vida intentando adoptar una actitud positiva y tener ganas de vivir cosas nuevas que se salgan un poco de la rutina. Presta atención a los consejos que te mostramos en este artículo de unComo sobre cómo salir de tu zona de confort, son útiles para aquellas personas que se sienten aburridas e incapaces de tener nuevas aventuras.

También te puede interesar: Cómo se forman los volcanes

Hacer el ridículo

Una de las cosas más importantes que nos retiene es nuestro miedo a lo que piensa la gente. Después de todo, no quieres que la gente piense que eres extraño, grosero, espeluznante, desagradable o molesto, ¿verdad? Pero espera, piensa en los más amables, la gente magnética que has encontrado en tu vida, suelen estar un poco locos pero tienen su encanto. Personas que hacen tonterías, tal vez inadecuadas o que cometieron grandes errores en su vida, pero eso no los ha detenido para seguir adelante.

Por lo tanto, rompe tu preocupación por lo que la gente piensa de ti. Tienes derecho a ser menos que perfecto y es posible que encuentres personas como tú porque serás interesante a su lado. Ríe con ellos, haz algo que normalmente no harías por miedo a sentirte rechazado y verás cómo te sientes bien. Si lo necesitas, consulta los consejos que te damos en el artículo Cómo superar el miedo al rechazo.

Enfréntate a tus miedos

Además de los grandes temores que podemos tener, también hay ciertos temores sutiles que enfrentamos todos los días. Sean los que sean, es importante que intentes hacer frente a tus miedos y ser retroactivo, evitando, por el contrario, dedicar una parte importante de tu vida a esquivar cosas que probablemente no sucederán.

Deja que las pequeñas cosas del día a día se conviertan en aventuras o historias divertidas y siéntete orgulloso y feliz de vivirlas y experimentarlas en primera persona.

Siéntete cómodo con la toma de riesgos

Tu zona de confort es cómoda porque ya sabes que esperar. Salir a dar una vuelta puede ser aterrador, ya que puede fallar, es posible que pierdas algo, pero también podrías ganar algo. Para sentirte cómodo con la incertidumbre, tendrás que practicar lo siguiente:

Cuando decides hacer algo, lo haces por tu propio bien, no para que puedas obtener un resultado particular. En otras palabras, deja de lado tu apego a un determinado resultado, céntrate en la satisfacción de hacer lo que estás haciendo. ¡Vive el momento!

Cuando las cosas no salen bien, encógete de hombros. Si estás aferrado a tu zona de confort, estás aferrado a la idea de que el mundo es un lugar seguro, predecible y eso no es más que una ilusión. Abre los ojos, el mundo es un lugar dinámico donde las cosas van bien y mal.

Disfruta de lo desconocido

¿Cuándo fue la última vez que te sentiste emocionado por no saber lo que iba a pasar después? Atrapado en tu zona de confort, es probable que haya pasado bastante tiempo. No pierdas la mezcla de expectación y ansiedad que hace latir tu corazón y estómago a la vez. Recupera esa sensación y llévala de nuevo a tu vida diaria.

Busca un compañero

Busca salir con alguien divertido. Cuando descubres a esa persona que saca tu lado más aventurero, te ayudará a estimular tu desarrollo enormemente. Gente que es capaz de empacar solo una cámara, una tienda de campaña, algo de comida, y se va de acampada al bosque. La espontaneidad de esas personas hacer un gran contraste con alguien como tú, quien no se siente cómodo o familiarizado con salir de su zona de confort a menudo. Si necesitas algunos consejos que te ayuden a conocer gente nueva, no dudes en consultar el artículo Cómo ser más sociable.

No confundas salir de tu zona de confort con ser temerario. Hay una diferencia entre ser imprudente y aceptar los riesgos. La gente imprudente no acepta los riesgos, ni siquiera piensa en ellos. Debes conocer los riesgos y decidir seguir adelante con la decisión de todos modos.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo salir de tu zona de confort, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Formación.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cómo salir de tu zona de confort

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo salir de tu zona de confort
1 de 4
Cómo salir de tu zona de confort