Compartir

Cómo hacer una reflexión

 
Por Eleonor Fischer. 14 septiembre 2020
Cómo hacer una reflexión

Reflexionar sobre un tema y plasmarlo en el papel nos permite ejercitar nuestras facultades analíticas y verbales. Esta puede surgir motivada por un asunto académico o personal y, aunque muchos sepan qué es una reflexión, es posible que al momento de abordarla y escribirla no se sepa bien cómo empezar.

Si este es tu caso, despreocúpate, en unCOMO te contamos cómo hacer una reflexión con los mejores consejos y ejemplos para que te orientes. Te llevará algo de trabajo, pero la experiencia será gratificante, y puede que te motive a escribir un ensayo más extenso sobre el tema.

También te puede interesar: Cómo analizar un poema

Qué es una reflexión – características

Una reflexión consiste en expresar nuestros pensamientos sobre un tema empleando argumentos, nuestro punto de vista y conocimientos. De todo se puede hacer una reflexión, y estas pueden usarse para dar inicio a un texto reflexivo de mayor envergadura como un ensayo. Las películas, los libros, los hechos históricos, los conceptos, los fenómenos sociales: todo puede inspirar una reflexión.

Las reflexiones se dan cuando analizamos un tema más allá de lo que nos muestra superficialmente. En las reflexiones se atan cabos sueltos y se relacionan conceptos, así como también se intentan entender sus significados.

Las reflexiones críticas suelen ser concisas y no superan las 700 palabras, aunque esto depende de lo requerido por el profesor de la asignatura. Estas son algunas de las características de una reflexión crítica que debes tener en cuenta antes de hacer la tuya propia:

  • Su estructura se divide en tres partes. Como los ensayos, consta de introducción, desarrollo y conclusión.
  • Mantiene un tono académico o profesional. Incluso en el caso de las reflexiones sobre obras literarias o artísticas, el texto debe conservar cierta objetividad y formalidad en el lenguaje. Las reflexiones son intelectuales, no emocionales.
  • Puede escribirse en primera persona. Aunque habitualmente, los ensayos se redactan en tercera persona para mostrar más objetividad; la reflexión puede escribirse en primera persona, para acercar el pensamiento del escritor, al lector.
  • El contenido es coherente. En un ensayo reflexivo, se ordenan los párrafos de forma lógica para darle forma a la evolución de la reflexión. El siguiente párrafo debe estar relacionado con lo hablado anteriormente.
  • Emplea transiciones. Los conectores facilitan el seguimiento de los argumentos o experiencias expuestas en la reflexión.
  • Encierra una verdad universal. Aunque las reflexiones parten, inicialmente, del punto de vista del escritor, su finalidad es conectar esa perspectiva personal con un tema que interese a todos.

Las reflexiones pueden dar pasos a textos más extensos y críticos sobre el tema que hayas tratado, pues representan el momento en el que nos detenemos a pensar con más profundidad sobre algo y a analizar su existencia y relación con el mundo que nos rodea. Si quieres saber más, descúbrelo en nuestro artículo Cómo escribir un ensayo crítico.

Cómo hacer una reflexión crítica de un tema

Como sucede en la mayoría de los trabajos escritos, si quieres aprender cómo hacer una reflexión crítica, necesitas seguir ciertas pautas que te ayudarán a darle forma al texto. En unCOMO te damos algunos consejos para que puedas organizar la información efectivamente y plasmarla en el papel con claridad.

  1. Organiza tu agenda. Asigna un tiempo para la elección del tema, uno para la investigación y uno para la redacción. De esta forma, te asegurarás de no excederte de la fecha límite de entrega.
  2. Elige un tema. Si escribes una reflexión para la universidad o la escuela, elige un tema interesante, tanto para ti como para otras personas (de valor universal). Evalúa también si puedes encontrar suficientes fuentes de investigación del mismo.
  3. Delimítalo bien. Puesto que las reflexiones son cortas, mientras más conciso sea el tema que elijas, mejor. Esto te ahorrará tiempo de investigación y esfuerzo. Por ejemplo, si quieres hablar de ecología, habla de un tema muy específico, como por ejemplo cómo afecta el plástico a la vida marítima en las costas de una determinada zona. Asimismo, puedes elegir una escena de una película o un capítulo de un libro en particular. En este último caso, las reflexiones se asemejan bastante a las reseñas críticas.
  4. Investiga bien sobre el tema. Si quieres escribir sobre algo, debes conocerlo bien. Incluso si no eres hábil con las palabras, tener conocimiento sobre la materia te servirá de mucho para reflexionar sobre por qué sucede, cuál es su valor, o cómo explicarlo.
  5. Plantea una tesis. La reflexión debe girar en torno a tus impresiones y consideraciones sobre el tema que elegiste: ¿qué piensas de él? Plantea una tesis sobre el tema a tratar y concentra tus energías en buscar información que te ayude a verificar si tu tesis es correcta o no. Usa la información para argumentar tus ideas.
  6. Haz una lluvia de ideas y reflexiona sobre el tema. Reúne toda la información que conseguiste y ordénala. Saca los datos que te parecen más interesantes y anótalos en un papel. Hazte preguntas sobre lo anotado, cuáles fueron tus impresiones, cómo se relaciona el tema y tu tesis con lo que investigaste.
  7. Prepara un esquema o gráfico. La mejor manera de no perderte entre un mar de información consiste en crear un esquema. Anota allí las ideas principales que piensas desarrollar durante la escritura, relaciona esas ideas con la información que encontraste. Aquí te enseñamos Cómo hacer un esquema en Word fácilmente.
  8. Escribe libremente tus ideas. ¡Llegó la hora de escribir!, plasma en el papel las palabras tal cual te lleguen a la mente. Preocúpate luego por la ortografía y la redacción (sí importan, pero no ahora). Si puedes escribirlo todo en una sola sesión, será mejor, lo importante es concretar tus ideas.
  9. Evita parafrasear o emitir ideas no originales. Al momento de hacer una reflexión, es fácil repetir lo que ha dicho el autor o lo que has leído en otro lugar, toma un tiempo para pensar en cuáles son tus ideas sobre el tema y ten cuidado de no hacer un resumen del tema. Es necesario que se entienda cuál es tu punto de vista personal.
  10. Redacta la introducción y el título de último. Aunque esta decisión también depende de tu propia inspiración y gusto, tiene un porqué. Si desarrollas primero el contenido, aclaras tus ideas y tienes una visión panorámica del tema, así la introducción quedará mejor escrita pues sabrás exactamente de qué hablaste.
  11. Revisa, corrige y edita. Lee el trabajo varias veces: una vez para evaluar la ortografía y la gramática, otra para revisar la coherencia del texto, otra para eliminar párrafos innecesarios, y una última para cerciorarte de que todo está bien. Por último, dos recomendaciones esenciales: evita la repetición y elimina cualquier párrafo u oración que no aporte ideas relevantes al ensayo.

Ejemplos de reflexión

La mejor manera de comprender cómo hacer una reflexión consiste en leer uno o varios ejemplos de ensayos reflexivos que te ayuden a entender cómo los autores conectan sus ideas, conocimientos y experiencias con los temas universales que tratan en sus escritos.

Seguir esta práctica te servirá para formar tu propia voz a través del ejemplo de otros autores. Pensando en esto, aquí te recomendamos varios ensayos reflexivos muy interesantes:

  • La llama doble, autor Octavio Paz. En este libro, se reúnen, varios ensayos filosóficos que reflexionan sobre el amor, en el mundo occidental; argumentando que la sexualidad y el erotismo son sus pilares principales.
  • El laberinto de la soledad, autor Octavio Paz. Esta obra la conforman 9 ensayos reflexivos argumentativos centrados en la identidad de los mexicanos. En ellos expone, desde su visión, cómo la sociedad mexicana y sus individuos confrontan el mundo.
  • El monstruo de un solo ojo, autora Bárbara Kingsolver. En esta oportunidad, la escritora reflexiona en torno a sus recuerdos, basados en experiencias familiares positivas causadas por la ausencia de un televisor.
  • Notas de un hijo nativo, autor James Baldwin. En esta obra, Baldwin analiza la relación que mantenía con su progenitor, comparándola con la sociedad turbulenta de su tiempo (la época de los derechos civiles).
Cómo hacer una reflexión - Ejemplos de reflexión

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer una reflexión, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Formación.

Escribir comentario sobre Cómo hacer una reflexión

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo hacer una reflexión
1 de 2
Cómo hacer una reflexión

Volver arriba