Compartir

Cómo hacer un comentario de texto histórico

 
Por Marina Mariscal Muñoz. 20 julio 2020
Cómo hacer un comentario de texto histórico

Los comentarios de texto forman parte de una metodología de estudio que hace que el alumno analice y reflexione sobre una temática concreta de forma profunda. En el mundo académico, tanto en institutos como en universidades, el comentario de texto es uno de los métodos de enseñanza más populares, ya que se basa en una técnica muy útil para que los alumnos trabajen la materia mediante su propia observación de los contenidos.

¿No tienes claro cómo elaborar un comentario de texto de manera óptima? ¡No te preocupes! En el siguiente artículo de unCOMO te lo contamos y te proporcionamos toda la información necesaria para que aprendas a analizar las lecciones de manera eficaz. Toma nota, pues a continuación te explicamos cómo hacer un comentario de texto histórico siguiendo unas sencillas directrices que harán que tu trabajo obtenga buenos resultados.

También te puede interesar: Cómo hacer un comentario de texto

Qué es un comentario de texto histórico

Un comentario de texto histórico es una técnica de trabajo muy útil que permite tener una perspectiva crítica y analítica en el estudio de la Historia. Normalmente, los comentarios de texto ayudan a los alumnos a plasmar sobre un papel una síntesis bien contextualizada sobre las densas teorías que se estudian en los libros de historia.

Uno de los objetivos de un comentario de texto histórico es facilitar la comprensión de un determinado periodo o hecho histórico mediante el estudio de los elementos de un texto. Por este motivo, conocer la técnica para realizar un comentario de texto es fundamental para hacer un buen trabajo en este campo. A continuación te damos los detalles de cómo hacer un comentario de texto histórico de calidad y te explicamos cómo debería quedar un comentario de texto histórico resuelto.

Lee el texto con atención

Para empezar, es necesario leer el texto de tu estudio varias veces hasta llegar a comprender todos y cada uno de los elementos que lo componen. Es imprescindible conocer los conceptos que aparecen ahí y dar significado a cada uno de los términos, pues esto te dará pistas para el posterior análisis del texto.

Puedes subrayar los aspectos fundamentales y secundarios del texto para aclararte las ideas, utilizando, por ejemplo, colores diferentes para las ideas más importantes y para las menos relevantes. Es recomendable escribir notas en los márgenes del texto o bien en una libreta aparte, apuntes que sean relevantes y que valga la pena recordar para más tarde, cuando ya estés trabajando en tu comentario de texto.

Cómo hacer un comentario de texto histórico - Lee el texto con atención

Prepara la información básica

Una vez hayas entendido –y releído- todo el texto en su conjunto, tendrás que pasar a clasificar los elementos identificados previamente a lo largo de la lectura. Para ello, te recomendamos escribir en un papel lo siguiente:

  • ¿Qué tipo de texto es?: es importante tener claro cuál es la naturaleza del texto que acabamos de leer. Puedes identificar, por ejemplo, un texto de naturaleza política, religiosa, económica, judicial, narrativa, etcétera.
  • ¿Quién lo ha escrito?: en este punto tendrás que identificar si se trata de un autor particular, si detrás del texto en cuestión hay varios autores o si se trata de alguien anónimo. En caso de que sea relevante, es necesario incluir los datos del autor (circunstancias históricas en las que vivió, situación personal, etc.) y señalar su relación con el texto.
  • ¿Dónde y cuándo fue escrito?: este es uno de los puntos más importantes a identificar, ya que te dará pistas significativas sobre el lugar y el contexto histórico que rodean el texto. Debes comprobar si consta alguna fecha en el texto o si hay algún dato que pueda darte una idea de la situación espacio-temporal del escrito.
  • ¿A quién va dirigido?: en este apartado hay que señalar quién o quiénes son los destinatarios del documento histórico e identificar la finalidad de su publicación. Por ejemplo, puedes señalar si se trata de un escrito privado o público, oficial o personal, si pretendía ser divulgado o no, etc.

Análisis riguroso del texto

Una vez hayas leído e identificado los elementos más importantes del texto en cuestión, habrá llegado el momento del análisis. En este paso tienes que desglosar detalladamente el contenido, pues solo así lograrás entenderlo de forma clara y precisa y ofrecer la suficiente información para que el lector de tu comentario lo entienda igual de bien. Una buena forma de llevar a cabe dicho desglose es la siguiente:

  • Escribe un resumen del texto: de esta manera podrás sintetizar toda la información relevante y tener en cuenta una idea general de lo que quiere transmitir el escrito.
  • Define las ideas principales del texto: a continuación, habla de los aspectos más importantes del texto, aquello que quiera decir con más claridad el autor.
  • Identifica las ideas secundarias del texto: después de dejar claro lo más importante, prosigue hablando de las ideas del texto que lo argumenten y deja constancia de otros elementos menos relevantes pero igualmente interesantes del escrito.
  • Habla de los acontecimientos específicos: finalmente, y solo si lo crees relevante, puedes mencionar los acontecimientos más específicos del texto. Si consideras que este paso no es necesario, puedes saltártelo.

Puede que también te resulte útil este artículo sobre Cómo analizar y hacer la crítica de un ensayo.

Comentario del texto

¿Ya has leído, analizado y clasificado el texto? Perfecto, entonces habrá llegado el momento de iniciar la parte más importante: el comentario. Un buen comentario consta de las siguientes partes:

  1. Contextualización del contenido: tienes que identificar el momento histórico en el que se registra el documento, así como las circunstancias socio-políticas, económicas, culturales, religiosas, geográficas… que se dieron durante ese periodo histórico en concreto.
  2. Desarrollo del comentario: una vez tengas claro en qué contexto histórico se sitúa el texto, tendrás que proceder a redactar de forma coherente y clara las ideas principales del texto. Es muy importante guiarte por algunas de las cosas que has subrayado y hacer referencias constantes al texto, así que no dudes incluir en tu análisis algunas frases textuales que sirvan para argumentar mejor tus análisis. Eso sí, ¡no abuses mucho de las citas y de las paráfrasis!
  3. Consecuencias: aquí tendrás que señalar la trascendencia que ha tenido este documento histórico y qué posible relación tiene el contenido del texto con los acontecimientos venideros. ¿Cómo influyó este texto en los siguientes eventos?
  4. Crítica del texto: en el último párrafo tendrás que incluir una opinión argumentada sobre las ideas del texto y señalar si ha sido trascendente, objetivo, exacto o decisivo para el momento histórico en el que se escribió. En este punto, puedes permitirte ser un poco más original y terminar, por ejemplo, con alguna cita relevante del texto que de por zanjado el comentario.

En este otro artículo te explicamos Cómo hacer un comentario de texto más detalladamente. Ahora que ya conoces cuál es la estructura de un comentario de texto histórico y tienes todas las pistas para elaborar uno de manera eficaz, veamos algunos errores frecuentes a evitar.

Cómo hacer un comentario de texto histórico - Comentario del texto

Los errores más frecuentes

Hacer un comentario de texto histórico siguiendo la metodología adecuada no siempre es fácil, y de hecho, muchas veces se cae en errores que pueden quitar validez al trabajo. Vigila con lo siguiente:

  • No utilices el documento como excusa para manifestar tus conocimientos sobre un tema sin hacer apenas alusión al texto en concreto a trabajar.
  • Evita ser incoherente a la hora de redactar el comentario. Recuerda que las ideas deben quedar bien ordenadas y tienen que relacionarse perfectamente entre sí. Sigue un hilo conductor apropiado a lo largo de todo tu comentario.
  • Evita parafrasear a cada instante los contenidos del texto, pues el comentario debe ser cosecha propia.
  • Emite opiniones o juicios personales sobre el contenido o sobre el autor. Esto no aporta ningún valor al comentario y corres el riesgo de analizar el texto entorno a tus valoraciones particulares.
  • Vigila mucho con las faltas de ortografía y los errores en la expresión escrita. Este es uno de los errores más comunes a evitar para hacer un trabajo de calidad, así que no dudes en revisar tu comentario las veces que haga falta hasta que este luzca impoluto.

Ahora que ya sabes cómo hacer un comentario de texto histórico, te recomendamos observar algún ejemplo de texto histórico sin resolver para que puedas practicar elaborando algunos comentarios propios.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer un comentario de texto histórico, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Formación.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo hacer un comentario de texto histórico
1 de 3
Cómo hacer un comentario de texto histórico

Volver arriba