Compartir

Cómo estudiar para un examen oral

 
Por Aleix Cardona. Actualizado: 16 enero 2017
Cómo estudiar para un examen oral

Siempre se ha dicho que si realmente has estudiado, los exámenes orales son la mejor manera de poder evaluar tus conocimientos sobre una materia. Aún así, es mucha la gente que le tiene un miedo especial a este tipo de pruebas, que se ponen muy nerviosos y que no saben cómo estudiar para un examen oral.

Si te paras a analizarlos, los exámenes orales tienen más ventajas que desventajas, pues matizar, llevar la conversación por donde te interese, podrás usar otras habilidades y podrás mejorar tus notas.

De todos los tipos de exámenes que se hacen, parece que el examen oral es el que más miedo da a los alumnos. Pero si vamos bien preparados, veremos que este tipo tiene más pros que contras para nosotros.

Si has estudiado bien una asignatura no debes temerle a los exámenes orales. Tienen muchas ventajas. Si has estudiado bien, generalmente el profesor lo notará, especialmente si no te pones nervioso. Con los exámenes orales probablemente mejorarán tus calificaciones. También si te confundes, quizás el profesor te hará alguna pregunta u observación que te hará reaccionar y podrás demostrar tu dominio del tema.

También te puede interesar: Cómo estudiar para un examen
Pasos a seguir:
1

Un buen consejo para ir relajado a un examen oral es poder asistir a otros exámenes anteriormente como público, mejor si son del mismo profesor y aún más si son de la misma materia. Esta es una buena forma de perder el miedo a los exámenes orales, ver qué tipo de preguntas te pueden hacer y prepararte el estudio a conciencia para responderlas.

2

No debes estudiar de la forma que lo harías si fuera un examen escrito, si el examen es oral, tu estudio deberá ser eminentemente hablado. Lo mejor es juntarse con un compañero que tenga el mismo examen y podáis estudiar juntos, aunque os podéis juntar unos cuantos y crear un grupo de estudio.

Lo que debéis hacer es poneros un límite de tiempo dentro del cual estudiar un tema o capítulo. Una vez pasado ese tiempo os volvéis a juntar y habláis sobre lo que habéis estudiado. Una vez ya domines el temario puedes aprovechar para explicárselo a él y viceversa, y cuando los dos ya os lo sepáis a la perfección podéis practicar el examen oral haciéndoos preguntas, imaginando que puede pediros el profesor, etc.

Si tienes problemas para concentrarte estudiando, puedes aprender a hacerlo en nuestro artículo.

3

Un elemento importante al estudiar para un examen oral con solvencia es tener claro cuáles son los temas que dominas más y cuáles son los que te cuestan más. Mientras estás estudiando para el examen, solo o acompañado, tienes que dedicarle más tiempo a aquellos que te cuestan más para poder igualar los conocimientos y que no parezca que está descompensado.

Mientras vas estudiando puedes ir pensando posibles preguntas trampa y apuntártelas, también es importante saber reconocer cuáles son los temas más importantes, los que son más probables que salgan, y así poder aprenderte un discurso que deje boquiabierto al profesor.

Cómo estudiar para un examen oral - Paso 3
4

A la hora de estudiar para un examen, ya sea oral o escrito, muchas veces nos obsesionamos en las fechas, las edades, los autores, los años y otros datos que, si bien le dan calidad y fuerza a la exposición, no son imprescindibles. Una vez ya domines el temario y sepas exactamente lo que vayas a decir puedes introducir algunas de estas fechas en tu discurso, pero no intentar estudiarlo antes que nada, pues solo te van a provocar nervios y frustración.

Si te preguntas cómo estudiar para un examen oral te daré la respuesta que estás esperando: esquemas. Los esquemas deben ser la base de tu estudio, la mejor forma de aprender y estudiar cosas, por muy complejas que sean.

Hazte un esquema por tema, intentando extraer las ideas más esenciales, ideas básicas que te serán más fáciles de retener y ordenar si las ves por escrito. En este esquema no debes poner ni fechas, ni nombres, ni otros aspectos secundarios, simplemente tiene que servir para poder ordenar las ideas de tu narración.

5

En un examen, más si este es oral, la forma como te lo prepares y lo hagas es tan importante o más que estudiar. Estos exámenes son especiales porque dejan mucha libertad al alumnos, que puede dirigir la conversación y alejarse de los temas que no domina tanto. A continuación te daremos algunos consejos para antes y durante el examen oral:

  • Estate tranquilo y sin nervios, si has estudiado y te has preparado el temario no hay ninguna razón para ponerse nervioso.
  • Llega puntual, y si puedes llegar algunos minutos antes mejor, así podrás tener un tiempo para mentalizarte y meterte dentro del temario.
  • Si antes de hacer el examen ya sabes más o menos cuál sera el temario del examen puedes aprovechar los minutos de espera para hacer un esquema y organizarte la mente.
  • La forma como dices las cosas es tan o más importante que lo que dices; habla con seguridad, pronunciando bien y de forma pausada.
  • Utiliza un vocabulario académico, que se ajuste a la situación, tratando de usar elmaximo de palabras técnicas, que demuestren que hemos estado estudiando ese temario.
  • Si cuando estás haciendo el examen te das cuenta que tu exposición no es muy ordenada y que la estructura puede ser un poco caótica haz un resumen al final, recalcando los puntos clave.
  • Aprovecha y cita algunas de las frases que el profesor puede haber dicho en clase, no solo será una especia de halago, también demostrarás que estabas atento a lo que decía.
  • ¿Sabes cuál es la mejor hora para estudiar? Descúbrelo.
Cómo estudiar para un examen oral - Paso 5
6

No debes preocuparte si tienes un examen oral, aunque puedas estar más nervioso la verdad es que ofrece muchas más ventajas que inconvenientes:

  • El profesor te puede preguntar y proponer un tema, pero tu puedes llevar la conversación a tu terreno, evitando las cosas que no te sabes y poniendo el foco de atención en lo que sí que sabes.
  • Por la misma razón, no hay dos exámenes iguales, no todos diréis lo mismo ni de la misma forma, por lo tanto, es mucho más difícil comparar, simplemente evaluarán lo bien que lo has hecho.
  • No tardas lo mismo en hablar que en escribir, por eso mismo los exámenes orales suelen ser mucho más rápidos que los escritos.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo estudiar para un examen oral, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Formación.

Escribir comentario sobre Cómo estudiar para un examen oral

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo estudiar para un examen oral
1 de 3
Cómo estudiar para un examen oral

Volver arriba