Compartir

Cómo contrastar la información

Por Pablo García. Actualizado: 16 enero 2017
Cómo contrastar la información

En la era de la información y las tecnologías digitales, precisamente cuando los datos son más abundantes y accesibles, se hace más necesario que nunca saber discernir si los mensajes que recibimos o que vamos a emitir son correctos, falsos o inexactos. Ya sea para un trabajo en el colegio o en la redacción de un periódico, se trata en esencia del mismo proceso. Si quieres saber cómo contrastar la información, en unComo te ofrecemos algunas pautas.

También te puede interesar: Cómo hacer un mapa conceptual

Compromiso ético

El primer paso es tener claro que ofrecer en todo momento una información veraz y contrastada es una tarea que exige desde el principio un compromiso ético, tanto con uno mismo como con el destinatario de nuestro mensaje, ya sean lectores de una publicación, un profesor o en cualquier otro caso.

Sobreabundancia de información

Gracias a Internet tenemos una sobreabundancia de información disponible en un segundo, y a lo que se tiende a veces es a la comodidad de ofrecer solo los primeros resultados que aparecen en Google o lo primero que uno se encuentra en Twitter, sin hacer más comprobaciones. Nuestro trabajo sin embargo no puede ser igual de inmediato que el de un buscador o una red social, y hemos de ser conscientes de que se requiere tiempo y esfuerzo para un trabajo de calidad.

Conformarse con dar por buena la primera versión de una información en Internet empobrece nuestra experiencia como usuarios, perjudica a nuestros lectores y nos convierte en autores acomodados. Por ello hay que tener presente el compromiso ético, por mucho que las prisas sean las que manden en algunas ocasiones.

Comparar versiones

Ya sea una fuente escrita u oral, lo ideal es que al menos coincidan dos o más versiones de una misma historia por parte de dos fuentes que no estén directamente relacionadas entre sí. Como no siempre se dan las circunstancias, hay que procurar que la información proceda al menos de una fuente que sea de solvencia acreditada.

Quedará luego a juicio de cada uno valorar la veracidad de una información si hay dos versiones que se contradicen, en función de la fiabilidad de la fuente, sus intereses personales, nuestra relación personal con ella, etcétera. Es una labor subjetiva y difícil de por sí, por lo que se hace necesario contar con todos los testimonios que sean posibles, para hacerla más llevadera.

Fuentes bibliográficas

Google, Wikipedia y las redes sociales son fuentes perfectas para saber en un instante los primeros detalles sobre cualquier tema y para las informaciones de última hora. Sin embargo, para los temas más profundos y la información completa, las bibliotecas y hemerotecas siguen siendo la alternativa más idónea, además de las fuentes orales, por supuesto.

Fiarse plenamente de lo que diga un post o un artículo sin citar una bibliografía de referencia puede ser una práctica de riesgo en según qué ámbitos, y lo ideal siempre es tener acceso a la fuente original, en lugar de reproducir referencias a la misma.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo contrastar la información, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Formación.

Consejos
  • No te conformes con los resultados de la primera página de Google o cualquier otro buscador.
  • Afina tu búsqueda en Internet probando con sinónimos, frases entrecomilladas y otros comandos.
  • Intenta tener siempre que se pueda acceso a la fuente original de la información.
  • Compara siempre al menos entre dos versiones de una misma historia

Escribir comentario sobre Cómo contrastar la información

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Usuario Anónimo
por k no es complejo
Soria Sanches
Yo creo que esta muy bien jerarquizado y completo ¿xq no leer todo?

Cómo contrastar la información
Cómo contrastar la información

Volver arriba