Compartir

Cómo aprender a ser constante

Por Pau Sisternas Fajardo. Actualizado: 16 enero 2017
Cómo aprender a ser constante

Si te has marcado un objetivo, da igual el que sea, la constancia es clave para conseguirlo. Si quieres dejar de fumar, aprender inglés, ir al gimnasio, perder peso o convertirte en un trabajador mejor, la constancia es tu mejor aliada. Una de las claves para ser constante es estar motivado para cumplir con tu objetivo porque si no tienes una motivación clara que te lleve a conseguirlo es difícil que lo alcances. Por eso, en unComo te vamos a explicar cómo aprender a ser constante.

También te puede interesar: Cómo aprender a estudiar
Pasos a seguir:
1

Un objetivo realmente motivador. Lo primero que necesitas para ser constante es un buen motivo, fijarte un objetivo que realmente quieres cumplir. Si tienes buenas razones para lograrlo, estarás más motivado para alcanzarlo y mantendrás la motivación día a día. Igual es un poco repetitivo pero para ser constante debes tener realmente claro lo que quieres, un objetivo que te despierte emociones o sentimientos positivos.

Debes ser realista y fijar objetivos que puedas alcanzar con los recursos que tienes a tu disposición.

2

Para ser constante necesitas un ambiente favorable. Si el ambiente que te rodea es negativo, es muy difícil que aprendas a ser constante. Este paso tiene dos aspectos determinantes: por una parte, es necesario que cuentes con el apoyo de personas de confianza, ese alguien que siempre esté ahí para ofrecerte sus consejos, corregirte o animarte en los momentos de duda; por la otra, necesitas ese ambiente propicio para que seas constante.

3

Si quieres ser constante debes llevar un seguimiento de los beneficios. Por ejemplo, si empiezas una dieta, controla tu peso de forma regular; si has decidido empezar a correr, poco a poco notarás que puedes hacer más kilómetros, si dejas de fumar notarás los beneficios en tu día a día.

Si llevas un registro con todos esos beneficios, en los momentos de duda o de bajón tendrás una razón más para seguir adelante y no arrojar la toalla. Un diario es una buena herramienta para llevar a cabo ese seguimiento y deberás ser constante en tus actualizaciones.

Cómo aprender a ser constante - Paso 3
4

Ser constante y divertirse no están reñidos. Por ejemplo, si te aburre salir a correr solo seguro que conoces a alguien que esté dispuesto a acompañarte, o intenta hacer otro deporte (fútbol, bici, natación...); si haces dieta, implica a toda tu familia para mejorar vuestros hábitos alimentarios. Los nuevos hábitos que incluyas en tu rutina deben ser motivadores y divertidos, algo que te guste. De lo contrario, te resultará más difícil ser constante.

5

No hay excusas que valgan. En momentos de duda o debilidad tendemos a autoengañarnos con excusas que no llevan a ninguna parte. Una de las claves de la constancia es dejar atrás esas excusas y centrarnos en nuestro objetivo. La falta de tiempo, el cansancio, el frío... son algunas de las peores excusas a las que podemos recurrir, así que intenta esquivarlas.

A medida que acabes con ellas te darás cuenta que es más fácil ser constante y tu satisfacción será mayor al dejar atrás esas excusas. En unComo te damos claves para poder estar motivado para estudiar, estar motivado para adelgazar y estar motivado para hacer ejercicio.

Cómo aprender a ser constante - Paso 5

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo aprender a ser constante, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Formación.

Escribir comentario sobre Cómo aprender a ser constante

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo aprender a ser constante
1 de 3
Cómo aprender a ser constante

Volver arriba