Compartir

Cómo analizar un poema

 
Por Eleonor Fischer. 1 octubre 2020
Cómo analizar un poema

Un poema es una obra literaria comúnmente escrita en verso o prosa poética. Si necesitas analizar un poema que lees por primera vez, te recomendamos que lo leas con el corazón, las emociones y el espíritu, mas no con la razón. Esto servirá para una parte de tu reflexión, ya que la poesía expresa y busca trasmitir emociones e imágenes al lector.

En cuanto a la otra parte de la reflexión, necesitas emplear la razón. Desarmar el poema, analizarlo, ubicar sus partes e interpretarlo. Además, es importante comentar algunos aspectos de la vida del autor, el contexto de su tiempo y su estilo lírico. Así saldrás airoso del reto de analizar un poema, sea para un trabajo académico o por un asunto de gusto.

Pero, como ya sabemos que no resulta tan simple, en UnCOMO queremos compartir contigo todos los tips para que sepas cómo analizar un poema de forma fácil e interesante.

También te puede interesar: Cómo analizar un texto literario

Cómo analizar un poema métricamente

Para analizar un poema, debemos desarmarlo en piezas e ir de menor a mayor. Los poemas se conforman de estrofas y estas, de versos. Una vez sepamos cómo analizar los versos de un poema, podremos continuar con las estrofas.

Para ello, lo primero será realizar un análisis métrico del poema, lo cual no es más que analizar la cantidad de sílabas que tiene cada verso y cómo estas se comportan en el poema. Aunque el análisis métrico de un poema se basa en la ortografía, esta influye en la sonoridad del verso.

Hay dos tipos de sílabas que nos podemos encontrar en los poemas. Las sílabas fonológicas son la unidad del idioma que expresa uno o más sonidos agrupados en uno solo de mayor sonoridad. Las sílabas métricas, por su parte, se entonan en una sola voz y están siempre formadas por un sonido vocálico de máximo 3 vocales.

Ahora bien, cuando analizamos un poema, muchas veces sucede que las sílabas métricas y fonológicas coinciden, pero no siempre es así. Con el objetivo de mantener la misma cantidad de sonidos y la sonoridad, se usan las licencias poéticas.

Las licencias poéticas son recursos que se usan para usar la misma cantidad de sílabas en un verso sin importar las normas del lenguaje. Cada licencia tiene una serie de reglas, excepciones y detalles importantes que te ayudarán a analizar el verso. Estos son los diferentes tipos de licencias poéticas que puedes encontrar en el poema para hacer el análisis métrico:

Licencias que se producen por el encuentro de vocales en palabras distintas

Sinalefa: es una figura que puede recortar la cantidad de sílabas en un verso siguiendo reglas parecidas a las de los diptongos y triptongos para crear una métrica determinada en cada línea.

En la sinalefa, se forma una sílaba a partir de dos o más vocales pertenecientes a palabras distintas, es decir, se fusiona la última sílaba de una palabra y la primera de la siguiente, y se pronuncian como si fueran una sola sílaba. Puede ocurrir, incluso, con un signo de puntuación de por medio. Existen varios tipos de sinalefa: sinalefa de dos vocales y sinalefas de tres vocales. Ahora, veamos un ejemplo de esta licencia poética:

Érase_un elefante boca_arriba

Érase_una nariz sayón y_escriba (Francisco Quevedo)

Dialefa o hiato: es otro recurso poético que sirve para evitar caer en sinalefa. El hiato surge cuando las sílabas no reúnen las condiciones para unirse, por lo cual se cuentan como dos sílabas. Esto sucede si la primera sílaba de la segunda palabra comienza con vocal tónica, es decir, rompe la musicalidad de la palabra anterior. Así también, el hiato se da si, por una cuestión estilística, el autor de un poema decide que para contar con las medidas exactas de un verso, necesita evitar la sinalefa. Ejemplo:

Despiértenme las aves
Con su cantar süave no aprendido. (Fray Luis de León)

Licencias que se producen en el interior de las palabras

Diéresis: es una licencia poética que aparece cuando se rompe el diptongo para convertir una sola sílaba en dos. Esto causa una alteración en la pronunciación normal de una palabra. Es común encontrar esta figura distinguida con el signo de diéresis (dos puntos) sobre la vocal cerrada del diptongo que se rompe, es decir, se indica sobre la vocal débil (ï, ü) afectada. En los siguientes ejemplos, puede observar como sucede:

No sólo en plata o vïola troncada (Góngora).
Cuanto más día de jü-icio se halle (Góngora).
La del que hu-ye_el mun-da-nal rü-i-do (Fray Luis de León).

Sinéresis: esta licencia poética permite ligar las vocales de un hiato, creando así un diptongo artificial con el propósito de disminuir, en uno, las sílabas del verso. En palabras más simples, es cuando se unen dos vocales fuertes de dos sílabas fonológicas distintas. Un ejemplo puede observarse en el siguiente verso de 14 sílabas métricas de José Asunción Silva:

Con mo-vi-mien-to rít-mi-co se ba-lan-cea el ni-ño.

Sinafía: es la unión de la vocal final de un verso con la vocal inicial del siguiente. Se usó mucho en el siglo XV, y se recuperó durante el romanticismo. Ejemplo:

Los cabellos que al oro oscurecían (Garcilaso de la Vega).

Licencias que se producen por el acento de una palabra

Ley del acento final: consiste en añadir o restar sílabas métricas al total del verso, dependiendo de la silaba tónica de la última palabra. En este sentido:

  • Si la palabra es aguda, se suma una sílaba (oxítona).
  • Si es esdrújula, se resta una (proparoxítona).
  • Si se trata de una palabra grave se mantiene igual (paroxítona).
  • Si la palabra es sobresdrújula, también se resta una, como la esdrújula (súperproparoxítona).
Cómo analizar un poema - Cómo analizar un poema métricamente

Cómo analizar las rimas de un poema

Una rima es un fenómeno acústico y no gramatical que se encuentra entre dos sonidos, situados a partir de la última vocal acentuada.

Las rimas se dividen en consonantes y asonantes. Las rimas consonantes se forman a partir de la última vocal acentuada y se repiten todos los sonidos. Las rimas asonantes surgen a partir de la última vocal acentuada, se repiten todos los sonidos vocálicos, pero si se encuentran triptongos o diptongos en la rima, se prescinde de la vocal y la semivocal.

El esquema de rima se rige por los sonidos, derivados del patrón que forman las rimas finales en los versos. Es decir, se refiere al orden de determinadas palabras que riman, y la sonoridad que producen. Este tipo de análisis del poema estudia la velocidad y flujo del poema, así como facilita la trasmisión de la idea del poeta.

Los poetas emplean diferentes esquemas de rimas en sus poemas. En estos esquemas, se emplean letras para señalar las líneas donde sucede.

En este sentido, al analizar el esquema, surgen diferentes disposiciones de la rima: continua, gemela, abrazada, encadenada, leonina, verso de cabo roto o rima partida, rima mozdobre, machihembra, autorrima, rima de repercusión, rima eco, eco encadenado, etc.

No obstante, la mejor forma de entender un esquema de rima es mediante la observación y la práctica. Pensando en esto, observa el siguiente ejemplo de cómo analizar las rimas de un poema:

En este arenal umbrío, (8a)
júbilo y dolor trenzados, (8b)
confesaré mi extravío, (8a)
Por los desiertos y poblados. (8b)

Esta rima es abad, es decir, corresponde al esquema abad. En la práctica es así, las rimas de las líneas 1 y 3 se representan con la letra a, las palabras que riman en líneas alternadas. Mientras, las rimas de las líneas 2 y 4 se representan con la letra b, sucede lo mismo que en el caso anterior. En la representación (8a y 8b), el ocho es el número de sílabas.

Cómo analizar un poema - Cómo analizar las rimas de un poema

Cómo analizar los versos de un poema

Una vez que tengas el análisis métrico y el esquema de la rima, ya tienes el esqueleto del poema. Ahora, toca reconocer, empleando los datos que tienes, los tipos de versos que conforman el poema que analizas. Más tarde, necesita hacer lo mismo con las estrofas.

Pero, ¿qué es un verso? Un verso es la menor división estructurada que existe en un poema. Estos se componen de frases cortas que se escriben en cada línea. Los versos funcionan solos, en conjunto de otro, o en conjunto de otros poemas. Así, conforman estrofas que, en grupo, proporcionan la estructura al poema. Veamos cómo analizar un poema reconociendo los tipos de versos que existen:

Versos según su cantidad de sílabas

  • Simples: están conformados por un solo verso. Todo verso simple tiene siempre un acento en la penúltima sílaba (acento estrófico). Usualmente, el verso simple tiene 11 sílabas o menos.
  • Compuestos: están constituidos por dos versos simples (a partir de 12 sílabas). En los versos compuestos aparece un acento en la penúltima sílaba de cada hemistiquio (acento estrófico). Un verso simple es de arte mayor.

En este sentido, resulta importante acotar algo sobre los acentos estróficos: todos los acentos de cada verso que coinciden con el signo par o impar del acento estrófico son acentos rítmicos, los que no coinciden son extrarítmicos. Además, si una sílaba con acento rítmico está al lado de otra acentuada, la sílaba acentuada se llama acento antirítmico.

Dicho esto, veamos otra clasificación de los versos, según la cantidad de sílabas:

  • Versos de arte menor (1-8 sílabas). Entre este grupo se encuentran los versos bisílabos (2 sílabas), trisílabos (3 sílabas), tetrasílabos (4 sílabas), pentasílabos (5 sílabas), hexasílabos (6 sílabas), heptasílabos) 7 sílabas y octosílabos (8 sílabas).
  • Versos de arte mayor (9 a 11 sílabas). Entre este conjunto se encuentran los versos eneasílabos (9 sílabas), decasílabos, (10 silabas), endecasílabos (11 sílabas), dodecasílabos (12 sílabas), tridecasílabos (13 sílabas), alejandrino (14 sílabas), pentasílabo (15 sílabas) y hexadecasílabos (16 sílabas).

Versos según su rima

  • Verso rimado: aquel cuya palabra final rima con la de otro verso.
  • Verso suelto: aquel que no presenta rima con ningún otro verso, pero aparece en una composición rodeado de rimas.
  • Verso blanco: aquel que no presenta rima y aparece en una composición que carece de versos rimados totalmente.

Versos según su acentuación

  • Versos trocaicos: cuando el acento de las palabras cae en las sílabas impares.
  • Versos yámbicos: cuando el acento de las palabras cae en las sílabas pares.
  • Versos mixtos: cuando se mezclan las dos cadencias anteriores.

Cómo analizar las estrofas de un poema

Los poemas están conformados por estrofas, la división media de un poema. Tradicionalmente, una estrofa está estructurada por un grupo de versos con la misma medida, los cuales tienen rima y ritmo.

No obstante, en la poesía contemporánea, las estrofas no se rigen por reglas tan rígidas (ya no emplean el mismo número de verso, ni medida, ni rima). Por eso, la forma más evidente de reconocer un poema actual se basa, sobre todo, en la estructura separada por un espacio. Para continuar con el análisis del poema, veamos los principales tipos de estrofas que existen para cada número de versos (hay muchas más):

  • Verso único: no constituye parte de un poema pero su forma se amolda a muchos usos (lemas, motes, títulos, proverbios, etc.) El verso único posee 8 versos o más.
  • Pareado: el pareado se compone de dos versos (arte menor, mayor o una composición de ambas). Pueden ser de rima consonante o asonante pero resulta más común la primera.
  • Terceto: está confirmado por tres versos de arte mayor. El primer y tercer verso tienen rima consonante, el segundo suele quedar libre. Otra estrofa de 3 versos es la solea.
  • Cuarteto: son de cuatro versos de arte mayor que riman de forma de consonante, el primero con el cuarto y el segundo con el tercero. Otras estrofas de cuatro versos incluyen la redondilla, el serventesio, la cuarteta, la copla seguidilla y la cuaderna vía.
  • Quinteto: está integrado por cinco versos de arte mayor con rima consonante.
  • Sextina: este tipo de estrofas están conformadas por seis versos de arte mayor que no tienen rima fija.
    Otras estrofas de seis versos son la sextilla y la copla de pie quebrado.
  • Copla de arte mayor: son estrofas de 8 versos dodecasílabos con rima consonaste, y esquema ABBAACCA. Otras estrofas de ocho versos incluyen la cotava real, la octava italiana y la octavilla.
  • Decima o espinela: estrofas de 10 versos octosílabos con rima consonante.
  • Soneto: estrofa de 10 versos con una rima en arte mayor y con dos cuartetos endecasílabos y dos tercetos. Otras estrofas de 10 versos incluyen la copla real y el sonetillo.
  • Romance: estrofa sin número fijo de versos, por lo general, octosílabos. Su rima es asonante en pares y los impares quedan libres.
  • Silva: son estrofas con una cantidad indefinida de versos (endecasílabos y heptasílabos). Este tipo de poema no tiene un patrón, todo depende del gusto del poeta.
  • Otros tipos de estrofas son: romancillo, endecha, villancico, canción trovadoresca, rondel, silvia arromanzada, cantinela, verso suelto, sivla sin rima, etc.

Cómo analizar los elementos internos del poema

Ya analizamos los componentes externos del poema: métrica de versos, esquema de rima, tipos de verso y tipos de estrofa. Sin embargo, nos queda pendiente la parte interna del poema para la que tendrás que tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Movimiento lírico o tema: expresa el contexto, los escenarios, los pensamientos y las emociones que despiertan la sensibilidad del poeta.
  • Temple de ánimo: es la actitud emocional que manifiesta del poeta: alegría, tristeza, rabia, indignación, terror, impotencia, valentía, esperanza, etc.
  • Objeto lírico: Se trata de la persona, entidad o circunstancia causante de los sentimientos en la voz poética. Comúnmente, hace referencia a un ser u objeto.
  • Hablante lírico: consiste en la voz del poema, emitida por un narrador (sea el autor o un personaje distinto). Esta voz transmite sentimientos y emociones desde un punto de vista intrínseco en la obra.
  • Actitud lírica: Se basa en la forma de expresar las ideas dentro de un poema para describir una realidad. En este sentido, existe actitud enunciativa (el hablante lírico se refiere en primera persona o tercera persona a una situación externa a sí mismo); apostrófica (señala a una segunda persona que puede coincidir o no con el objeto lírico) y carmínica (el hablante lírico proviene del yo interior, suele ser en primera persona y con una marcada perspectiva subjetiva).

Estos elementos también te servirán para estudiar otro tipo de obras literarias. Descubre aquí Cómo analizar un texto literario.

Otros elementos del poema

En la poesía, como en otros géneros de la literatura, los poetas buscan embellecer sus obras haciendo uso de figuras literarias. Reconocer estos recursos en un poema nos servirá para entender más el estilo del poeta y lo que nos quieres transmitir. Pensando en esto, aquí puedes observar los recursos más empleados para que los reconozcas al analizar un poema:

  • Recursos fónicos: aliteración, onomatopeya, etc.
  • Recursos morfosintácticos: epíteto, sinonimia, asíndeton, polisíndeton, elipsis, anáfora, paralelismo, hipérbaton, etc.
  • Recursos semánticos: paradoja, antítesis, ironía, símil, hipérbole, metáfora, metonimia, sinécdoque, etc.
  • Recursos basados en semejanza: metáfora, símil, metáfora impura, etc.

En nuestro artículo Cuáles son las principales figuras literarias encontrarás más acerca de los recursos estilísticos y en qué consiste cada uno de ellos.

Además, al analizar un poema también tendrás que identificar el género al que pertenece. Algunos de los más populares son: terceto, soneto, cuarteta, lira, acrósticos, caligrama, oda, égloga, elegía, epigrama, epitafio, himno, haiku, greguerías, refrán, prosa poética, entre otros.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo analizar un poema, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Formación.

Escribir comentario sobre Cómo analizar un poema

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo analizar un poema
1 de 3
Cómo analizar un poema

Volver arriba